Novedades

Los límites de la Infancia

 

 

A continuación se ofrecen algunas ideas para pensar las infancias actuales y la importancia de los límites para la construcción de los primeros lineamientos de la ética en la niñez.

Como bien sabemos ingresar a la cultura y convivir en sociedad no es algo tan simple. Generalmente no nos detenemos a pensar cómo hicimos para internalizar las normas de nuestro entorno, pareciera que simplemente lo supimos, pero en realidad no todos conocemos la totalidad de las leyes que existen y sin embargo sabemos lo que “se debe” y lo que “no se debe” hacer. De esto se trata ser sujetos éticos, poder accionar de manera correcta sin entorpecer el camino de los demás. Somos capaces de ponernos en el lugar del otro e intentar pensar desde otras perspectivas que no sean las nuestras. Somos sujetos empáticos. Bueno, no todos, claramente muchos integrantes de nuestra sociedad no han podido incorporar esta modalidad de ser social.

Desde que nacemos,  nuestros cuidadores van organizándonos de a poco la vida. En el día a día nos marcan algunos ritmos como ser cuándo y dónde comer, cuándo y dónde dormir y así paulatinamente nos ayudan a incorporar diversos hábitos. Muchas veces, sin darnos cuenta estamos comenzando a “reglar” algunos aspectos que hacen a la vida cotidiana. De esta manera, se va construyendo la idea de que no se come a cualquier hora y en cualquier lado, no se duerme en cualquier momento, es decir, no da todo lo mismo. Si bien el bebé pequeño, tiene muchas menos reglas que cuando es mayor, ya que al principio tal vez comerá a libre demanda, o podrá andar desnudo por la casa, a medida que crece irá aprendiendo que esto no es siempre así. Este orden y organización del hogar y de la familia, son los que van dejando la huella para que luego puedan incorporarse nuevas reglas.

Cuando hablamos de límites, no nos referimos a la mera imposición de ideas o mandatos, al disciplinamiento y castigo, ni al NO permanente a toda iniciativa que el niño tenga, sino a aquellas explicaciones necesarias en la infancia que construyen aprendizajes y que sientan las bases para reconocer no solo “lo que está bien” y “lo que está mal” sino para respetar al otro, al semejante, a aquel de quien después esperaremos lo mismo. El respeto por el otro comienza en casa, por amor a quienes nos cuidan y nos contienen desde pequeños y luego es transferido hacia hermanos, hermanas, familiares, más tarde maestros y así sucesivamente de acuerdo a los ámbitos sociales en los cuales nos vamos insertando.  

Es importante tener en cuenta que para construir estos aprendizajes se necesita tiempo, no podemos esperar que entiendan de la misma manera que un adulto, ellos comprenderán con sus propias lógicas de acuerdo al momento de desarrollo que estén atravesando. Es común que quieran todo para ellos, que no compartan, que exploren trepar, subir o bajar de lugares peligrosos, que insistan a pesar de que los retemos; ese “egocentrismo” Y “omnipotencia” propios de la primera infancia les posibilita separarse, les otorga confianza y autonomía. No pensemos que no quieren entender lo que les explicamos sino que a veces no pueden todavía internalizar estas pautas, necesitan de nuestro acompañamiento para que esto llegue en algún momento a instalarse.  

No veremos resultados de un momento a otro, habrá que tener paciencia e insistir pudiendo ofrecer otras posibilidades como “dejemos esto porque se rompe, pero mira esto otro que tenemos acá”, “tu hermanita es muy pequeña, podés hacerle daño jugando así pero si le cantas una canción le va a encantar”, “por favor no rayes mi agenda de trabajo, estas son las hojas que vos podes usar, mira qué lindo lo que podemos dibujar”. Cuando damos otra opción, le permitimos distraerse más fácilmente de lo que quería y mostrarnos más accesibles en cierto sentido, lo cual a veces evita un berrinche.

Tanto el festejo de los logros como las explicaciones que limitan ciertas conductas, son parte de lo que nos toca como educadores, para una infancia sana y plena. Todo infante deseará jugar, es el ámbito que le pertenece, en el cual aprende, explora, elabora y crea; tendremos que estar ahí para marcar si es momento de jugar o no y si el juego es adecuado o puede ser peligroso para sí mismos o para terceros. El bebé que agarra la comida con la mano está explorando y conociendo algo nuevo, luego irá aprendiendo que no se come con la mano y que no se juega con la comida, que tenemos cubiertos para eso. Cada cosa a su tiempo.

Hoy en día, muchos niños deben ingresar tempranamente al jardín, por lo tanto, desde estos momentos van incorporando nuevos tiempos y nuevas personas. Ingresan a una Institución que tiene una dinámica, con tiempos y espacios determinados y se ven enfrentados a incorporar paulatinamente la idea de que no se puede hacer todo el tiempo lo que cada uno quiera. Hay momentos de juego libre, otros de actividad áulica, otros de merienda. Pero es importante que puedan trasladar el respeto por sus cuidadores intrafamiliares hacia sus educadores del jardín, que se les explique que ese espacio no es un simple depósito de niños que no pueden ser cuidados todo el día por su familia sino como un espacio elegido para su cuidado donde van a aprender, donde van a jugar, donde van a participar de diferentes actividades y conocer otros niños.

No dejemos que la frustración o el cansancio nos ganen, la educación es y será siempre un desafío, tanto en casa como fuera de ella, pero debemos trabajar en conjunto, con amor y perseverancia para ayudarlos a construir su propio camino, su desarrollo personal y su inserción social.

AUTORES CONSULTADOS

  • Bleichmar, Silvia
  • Levin Esteban
  • Meirieu Philippe

                                                                                           

                                                                                                            Sofía Cendoya 

                                                                                              Lic en psicología M.P 11092

                                                                            Santa Ines Escuela Viva-  Equipo interdisciplinario

                                   

Ver más ...

Taller de Estimulación Temprana

  Integrando en nuestro Taller de Estimulación Temprana, la Psicomotricidad
con la teoría de la Integración Sensorial, le brindamos a los niños nuevas
experiencias que le permiten ir comprendiendo la importancia de los
sentidos, aumentar la receptividad a través de conocer los diferentes modos
de vivenciar un material, buscar diferentes posibilidades de acción ante una
misma situación.

  Con este tipo de actividades no solo beneficiamos su desarrollo psicomotor
sino que también estimulamos el sistema vestibular, propioceptivo, táctil,
auditivo, visual y gustativo de los niños.

Ver más ...

Viernes de relax… Yoga

Esta disciplina tiene muchos beneficios, entre ellos:

  • Aumenta la capacidad de concentración
  • Reduce el nivel de estrés
  • Mejora el tono muscular
  • Aporta una percepción positiva de la vida
  • Aumenta la vitalidad y la fuerza corporal
  • Reduce el dolor de espalda y corporal
  • Facilita una mejor relación con su entrono y uno mismo

 

Beneficios del yoga para los niños

El yoga es una actividad recomendada para todos los niños y niñas. La búsqueda del equilibrio y la armonía constituye una buena base para que, en el futuro, los pequeños disfruten de una vida adulta alegre y saludable.

Tanto para el niño inquieto o activo como para el tímido o vergonzoso, el yoga ayuda a canalizar su energía y reafirmar su autoestima. Ayudará a los más activos a aprender a relajarse y concentrarse más, mientras que también fomentará que los niños más callados pierdan su miedo ante los demás y se abran al universo que les rodea.

Cuando hacen yoga, los niños adquieren conciencia de su propio cuerpo, aprenden a reconocer cada una de sus partes y a adoptar buenas posturas para evitar futuros problemas, por ejemplo, de espalda. Además, fortalecen los músculos y adquieren flexibilidad.

A nivel mental, gracias a los ejercicios de respiración consiguen relajar la mente y calmarse. El yoga les ayuda a concentrarse mejor, estimula la creatividad y elimina el estrés y los complejos. Además, en el yoga para niños se fomenta el compañerismo y la amistad, ya que muchas veces se trabaja por parejas o en grupos. El respeto hacia el medio ambiente, la paz, o el amor son temas que juegan un papel importante en cada encuentro.

 

¿A partir de qué edad un niño puede comenzar  yoga?

Los niños pueden empezar a practicar yoga a partir de las 3 y 4 años. Normalmente se hacen grupos en función de las edades para adaptarse a las necesidades de cada etapa. “No es lo mismo trabajar con niños de 4 años, donde sobre todo estimulamos los sentidos y el movimiento, que un niños de 7 u 8 años, edad en la que ya empiezan a desarrollar sus habilidades: están en pleno crecimiento y conocimiento, razonamiento, responden a las correcciones, se pueden trabajar muchas visualizaciones.

Practicar Yoga desde pequeños proporciona a los niños la mejor base que puedan tener en la vida adulta. Gracias a su flexibilidad y sentido del equilibrio, normalmente les resulta muy fácil adoptar las posturas. Además, la mayoría de niños suelen ser bastante animosos y emprendedores en el juego, con lo que un pequeño estímulo será suficiente para que se enganchen y quieran repetir. Los niños son capaces de abstraerse totalmente del mundo que les rodea y concentrarse totalmente en el juego, pero ese nivel tan alto de concentración no dura mucho. Por esta razón, las clases de Yoga para niños son muy distintas de las clases para adultos.

¿Cómo es una clase de yoga para niños?

Si has asistido alguna vez a una clase de yoga, tal vez te resulte difícil imaginar cómo puede ser una clase para los más peques. “Una clase de yoga para niños no tiene nada que ver con una sesión para adultos” .Cada encuentro de yoga para niños consiste sobre todo en jugar a través del yoga y que los niños se lo pasen muy bien, que disfruten, que sean ellos mismos, que sean libres y felices”. Para ello, los profesores utilizan canciones, cuentos, cartas, bailes, dibujos y otros recursos a través de los cuales se integran las posturas o asanas y las técnicas de meditación.

Los niños tienen una tendencia natural hacia la mímica. Gracias a este gusto por la imitación y a que gran parte de las posturas de yoga tienen nombres de animales, pájaros, insectos y otras formas bien conocidas para ellos, como el barco, el árbol, puente…, a ellos les resulta muy fácil y divertido además de todos los beneficios a nivel físico y mental del yoga, encontrará un espacio en el que relacionarse con otros niños de manera no competitiva, aprendiendo a trabajar en equipo y a respetar a sus compañeros.

Esta atmósfera favorable para el desarrollo, anima a los niños a relajarse y divertirse mientras desarrollan fuerza, coordinación, flexibilidad, equilibrio, conciencia corporal, mejor atención y autoconfianza.

Ver más ...

Taller de Masajes Shantala a bebés

“Comunicación que desborda el alma”. Primer encuentro.
El masaje Shantala aporta grandes beneficios físicos y psicológicos para el bebe que lo recibe y para el adulto que lo ofrece. Es una actividad de comunicación, intercambio emocional y bienestar que puede compartirse con el bebe desde su nacimiento.

Ver más ...

Estimulación temprana, una estrategia educativa terapéutica

Es una estrategia educativa terapéutica que se orienta a brindar un aprendizaje de calidad para la vida del niño y niña, ya que desde el nacimiento están en constante interacción y exploración con el mundo que los rodea, donde la percepción y el contacto con los objetos y personas juegan un papel fundamental en el desarrollo biopsicosocial del mismo.

La E.T. es el conjunto de medios, técnicas y actividades con base científica y aplicada en forma sistémica y secuencial, que se emplea en niños desde su nacimiento.

Es importante recibir estimulación porque es en esta etapa en donde se perfecciona la actividad de todos los órganos de los sentidos, en especial, los relacionados con la percepción visual y auditiva del niño, esto le permitirá reconocer y diferenciar colores, formas y sonidos.


Taller a cargo: Profesora en Educación Especial, Andrea Pereyra.
Salas de Lactario, deambuladores y 1 año.

Ver más ...